¿Qué vive en mis intestinos?

Poco a poco se habla más acerca de las infecciones por parásitos internos en las personas. Pero no siempre es visible una infección por parásitos, ya que la medicina alopática tan solo puede diagnosticar 40 de los 1000 parásitos que viven dentro de una persona.

Una manera rápida de saber si estás albergando a otros seres vivos en ti es, en ayunas, llenar un vaso de agua y escupir en él. Si después de media hora o una hora ves que de la saliva salen unos “hilos” en vertical o bien que la saliva va al fondo del vaso, indudablemente tienes parásitos en tu sistema digestivo. Otra manera es ver cómo son tus defecaciones. Deberían ser con forma consistente, color marrón homogéneo, sin expulsión de gases, sin consistencia pastosa, sin dolor y siempre a la misma hora del día (alrededor de las 7 de la mañana, tal como la Medicina Tradicional China expone).

De parásitos hay muchos y, sin entrar en el nombre científico de cada uno, aquí te mostramos los más habituales:

parásitos intestinales
parásits intestinales

Parásitos que se alimentan de carne: sobre todo si tu alimentación se basa en proteína animal, especialmente si no es de agricultura ecológica.

Parásitos que se alimentan de azúcar: en tu sistema digestivo están las bacterias “buenas” (probióticos) y las que mutan a través de la ingesta de azúcares convirtiéndose en “malas” (patógenos). Con el tiempo, los patógenos eliminan tus probióticos y te “obligan” a comer más azúcar. Por eso resulta tan difícil desprenderse totalmente de los azúcares. Los patógenos derivan levaduras. Todo lo que acaba en “osa” es azúcar: sacarosa, fructosa, sucralosa…

Parásitos que se alimentan de levaduras: En nuestra dieta hay multitud de levaduras (champiñones, pimiento, fermentados, vinos, vinagre, quesos y lácteos, pan, salsas envasadas…). Las personas con una flora intestinal debilitada son más propensas a tener intolerancia a las levaduras. De ahí el malestar en los intestinos tras ingerir alguno de estos alimentos.

Parásitos que están ya en el alimento y se instalan en ti: El maíz es una de las fuentes importantes a la hora de ingerir parásitos. Es un cereal que aguanta perfectamente largas temporadas en almacenamiento sin estropearse. En ese tiempo crece el hongo del maíz a través de la microtoxina denominada zearalenona. Es importante evitar el maíz si se tiene cáncer de pulmón, efisema o cualquier otro tipo de afección pulmonar.

Fíjate que algunos de los alimentos aquí indicados pertenecen, en Medicina Tradicional China, a la tendencia Yang, es decir, alimentos que aumentan la ansiedad, el insomnio, el nerviosismo, la actividad mental…

La presencia de parásitos en tu organismo se puede manifestar mediante dolores de cabeza, dolor abdominal, predilección por azúcares, cerveza, pan o bollería. También con presencia de acné, gases, hinchazón abdominal, irritabilidad e incluso heces pastosas, dolorosas o deshechas.

Podemos ayudarte a encauzar tu alimentación, y a curar tu organismo a través de la farmacopea China, así como a través de la acupuntura, de manera que comas para vivir más tiempo y en mejor calidad de vida. ¿Te gustaría olvidar que tienes una barriga que te molesta todo el rato? Pídenos información sin compromiso!

Núria Esther Garcia, psicoterapeuta, docente, acupuntora 

nuria@nairem.cat   600 235 631   www.nairem.cat  

C/Gran de Gràcia 204, Barcelona