La energía de las emociones

¿Te has parado alguna vez a sentir, físicamente, la somatización de tus emociones? ¿Qué es lo que sientes en tu cuerpo cuando la angustia se hace notar? ¿O por qué al haber sentido enfado o rabia, te duele la cabeza?

Empezaremos por explicar que es un Campo Energético: Es la somatización energética de una emoción. Esto significa que las emociones tienen una forma, un color, una manera de moverse, y que están en nuestro cuerpo también a nivel energético. Un ejemplo seria cuando tenemos tanto miedo que nos quedamos clavados en el sitio, como aterrorizados o inmóviles; esto es porque el terror (Rock Rose, en Flores de Bach) tiene un Campo Energético que fragmenta y “congela” nuestra energía. De hecho, en Medicina Tradicional China sabemos que el miedo y el terror se alojan en los riñones, que representan el agua, la fluidez. Desde el terror, podemos llegar a tener problemas en los riñones e incluso en los oídos, el pelo, lo shuesos y las articulaciones, ya que el líquido sinovial nos queda como congelado, cristalizado. Es importante saber que las consecuencias no son instantáneas; no siento terror hoy y mañana tengo problemas renales.

Entonces, la Dinámica Emocional y Energética es el conjunto de emociones, o sea, de campos energéticos que emite, siente o genera la persona, y que, a su vez, la moldean y la hacen funcionar de una u otra manera. Si un campo energético fuera una pieza de ropa, la dinámica emocional y energética sería la vestimenta de la persona, el “outfit”, que se dice ahora que somos todos tan modernos.

Vamos a ir por partes, viendo uno de los conjuntos emocionales más comunes en las personas, que engloban: soledad, baja autoestima, miedo, nostalgia, necesidad de protección, necesidad de aislamiento, rabia, resentimiento, control de las emociones, angustia y depresión.

Quizá desde fuera solo se vea una persona retraída, solitaria, callada o en su mundo, y por eso es importante saber y comprender que puede llevar dentro. Ante todo, la psicoterapia en adultos y en niños, pasan por no juzgar nunca y comprender siempre  lo que necesita la persona (que normalmente es no volver a pasarlo mal). Desde el vacío, la falta de amor o la carencia emocional, pasamos al aislamiento respecto al mundo.

Es como si dijéramos: me siento tan solo o tan sola, y me han hecho tanto daño, que ahora me cierro al mundo y así me protejo.Vamos a ver que hay entre el sentirse solo y el aislarse:

Bien, vamos con la ansiedad, la soledad, que es la Flor de Bach: Heather. Sintiendo esta emoción, lo que notamos es un vacío en el pecho, como si nos faltara algo, como si nada en el mundo nos llenara “del todo” o nos consolara. Fijémonos que a nivel energético hay como una bolsa vacía y sin fondo, color gris, desde los cuales surgen una especie de canales o tubos aspiradores que tratan de llenarnos de lo que sea. Y las personas tenemos varias maneras de no notar ese vacío, a veces es comiendo, a veces es enganchándonos a las redes sociales, a veces fumamos…bueno, cada uno hace lo que puede para amortiguar ese vacío.

Y si hablamos de vacío, hablamos de baja autoestima. Claro, es el pez que se muerde la cola. No me he sentido querido, por lo tanto, llego como a la conclusión de que no soy importante, de que no valgo lo  suficiente. Aquí tenemos el campo energético de Larch, es decir, de la baja autoestima, que se sitúa detrás y además es mucho más pequeño que nuestro cuerpo físico. Es curiosa la frase que decimos a veces de que “esto me va grande”, o los demás son superiores a mí. Claro, porque energéticamente así es lo que está pasando.

El hecho de habernos sentido solos y poco queridos en alguna ocasión (sobre todo en la infancia, que son los cimientos de nuestra existencia), nos genera miedo (al mundo). Y a partir de aquí brota el campo energético de Mimulus. El cual se contrae hacia detrás de la persona, como si la energía quisiera esconderse respecto al cuerpo. Es curioso que cuando tenemos miedo, lo primero que quisiera hacer nuestro cuerpo es esconderse o desaparecer, si? Pues asi funciona el campo energético. Una muestra de las consecuencias de ese miedo es cuando nos falla la voz al hablar delante de una situación que, de una manera u otra, nos de miedo.

Es posible que sintamos nostalgia del pasado, de algún momento en el cual sí nos sentimos queridos y añoramos esos momentos. Aparece aquí el campo energético de Honeysuckle. Se observan una serie grupos energéticos (los recuerdos del pasado) situados detrás del cuerpo físico, como a un de un metro de distancia, de los cuales surgen unas cuerdas que no dejan que la energía se ancle en el presente. Como las cuerdas de un barco antiguo que teme por salir a navegar de nuevo y encontrar nuevas emociones, y aquí tenemos también una parte de la energía de la persona, que se encuentra desplazada hacia detrás con respecto al cuerpo, o sea: el presente.

Con todo esto quizá lo prioritario sea intentar mantenerse íntegro, como para no desmontarse una vez más, así que tratamos de generar una protección que nos ayude a adaptarnos al medio, con todo lo que estamos albergando en nuestro interior. Lo que pasa es que a veces esa capa de protección, no es suficiente, y necesitamos una capa más gruesa que vaya más allá: de la protección, al aislamiento. Es como si nos colocáramos dentro de una burbuja de cristal. Esto es la Flor de Bach: Water Violet.

Pero vivir así, dentro del aislamiento y con todo el vacío, y la soledad, muchas veces nos hace sentir rabia (que es la Flor de Bach: Holly). Lo que sucede es que esa rabia no traspasa la cantidad de barreras y paredes dentro de las cuales estamos metidos. Puede pasar también que no queramos o sepamos mostrarla -por no sentirnos aún más solos- viendo como la gente se va de nuestro lado, si no somos amables.

Claro, pero…¿Qué pasa con la rabia que me guardo? Que se convierte en resentimiento. La rabia era la lava roja del volcán, y el resentimiento (Willow, en Flores de Bach) es esa lava fría, pero ya negra y endurecida. No es que desaparezca la rabia y su Campo Energético, sino que con el tiempo, “sólo” sentimos resentimiento, aunque estén las dos emociones, una en el presente y otra en el pasado. Generalmente se quiere o se valora poco a las personas que se muestran rabiosas o resentidas, y, como todos queremos ser queridos, lo que solemos hacer es controlar esa ira y frustración para que no se nos escape. Llegamos aquí al control, o sea, a la Flor de Bach: Cherry Plum. Aunque en realidad el control es como una olla exprés; cuanto más la apretamos, más presión tendría en su interior mayor será la explosión.

Si nos paramos un momento, nos daremos cuenta de que la acumulación de todas estas emociones o Campos Energéticos nos va a generar angustia, veamos estos cinturones que se nos sitúan en la boca del estómago, en el pecho o en la garganta. Es Sweet Chestnut en Flores de Bach, y la angustia es la señal inequívoca de que hay algo que no va bien, es como la lucecita de un cuadro de mandos en un coche, que nos indica que hay un fallo en el motor.

Si no atendemos esa lucecita, una de las conclusiones a las que podemos llegar es a la depresión, que es Mustard, en Flores de Bach. En la depresión ya casi no hay emociones, todo es negro, plano, oscuro, sin sentido…fijémonos en el Campo Energético de Mustard, ya que la persona deja de estar anclada al presente, a su cuerpo, a la tierra y va bajando y cayendo hasta casi no existir.

Por eso, a menudo la depresión es la última capa de ropa que llevamos, es como el abrigo que tapa todas las piezas de ropa que hay debajo, y por ello, tomando Mustard la persona puede sentir rabia. Es tan “sencillo” como quitarse el abrigo y dejar ver las piezas de ropa que había debajo de tanta oscuridad. Llámanos sin compromiso, podemos ayudarte.

Núria Esther Garcia, psicoterapeuta, docente, acupuntora 

nuria@nairem.cat   600 235 631   www.nairem.cat  

C/Gran de Gràcia 204, Barcelona