Vivir con la barriga hinchada

¿Tienes la barriga hinchada casi todo el tiempo? ¿Te sienta mal casi todo lo que comes? Estos síntomas son comunes en muchas personas, pero que sean comunes no significa que sean normales ni saludables. En la salud no hay dolor, hinchazón abdominal, insomnio, estreñimiento, diarrea, ni mucosidad (en el pulmón o en el intestino). Es importante ser consciente de la relación entre alimentación y emociones, o entre alimentación e insomnio. Incluso entre alimentación, adicciones y dolor de cabeza.

A menudo una dieta con un alto grado de histamina nos produce malestar. Traducido a lenguaje más entendible significa, por ejemplo, que las conservas (en especial las latas metálicas de atún) y los lácteos aumentan el nivel de histamina/flema/mocos/humedad en el organismo y esto implica que el Bazo debe gestionar toda esa humedad. Esta mucosidad no sólo afecta a los típicos mocos que parecen un resfriado pero no lo son, sino que afecta a la relación y equilibrio entre humedad-sequedad de todo nuestro Sistema de Órganos. Un exceso de histamina nos causará dolor e hinchazón abdominal, diarreas, dolor de cabeza, dolor muscular y articular, sensación de pesadez general e incluso insomnio. En Medicina Tradicional China, la humedad/flema/mocos se llama Tan. Y sabemos que un exceso de Tan perjudica la digestión, porque genera frío interno, causa principal de las diarreas y las malas digestiones. Por otro lado, el hecho de consumir alimentos fríos, crudos o exceso de ensaladas genera también frío interno porque no estamos ingiriendo Yang o calor y por tanto el sistema Estómago-Bazo-Páncreas no puede funcionar correctamente. Esto es lo que sucede cuando notas la barriga hinchada cuando únicamente has comido una ensalada o un gazpacho, por ejemplo.

Los síntomas más evidentes de la presencia de histamina en el organismo son:

  • Dolor de cabeza, migrañas
  • Ansiedad, miedos
  • Síndrome premenstrual, cansancio
  • Inestabilidad, mareos, vértigos
  • Fatiga crónica, falta de energía, insomnio
  • Ardor y dolor de estómago
  • Heces pastosas, colon irritable
  • Envejecimiento y sequedad de la piel, dificultad para curar heridas

Otra de las cuestiones importantes en nuestra alimentación son los azúcares y el cereal refinado. Precisamente cuando el Sistema Digestivo (Sistema Estómago-Bazo-Páncreas) no funciona bien, el cuerpo demanda constantemente comer cosas dulces o comida basada en el cereal, cosa que aumenta el desequilibrio del organismo. Esto, a su vez, aumenta el nivel de ansiedad y nerviosismo, y entonces es el pez que se muerde la cola. En Nairem valoramos la conducta alimentaria del paciente por si su la alimentación estuviera taponando emociones o sirviera de consuelo a la soledad o ansiedad de la persona.

Algunos alimentos “expansivos” o con tendencia al Yang son los azúcares, el chocolate, el alcohol, los lácteos, la carne, el cereal refinado, el marisco. Éstos aumentan nuestra actividad, pero también la ansiedad y el nerviosismo.

Los alimentos “contractivos” o con tendencia al Yin son la fruta, el cereal integral, legumbres, pescados. Éstos nos ayudan a relajar, bajar biorritmos, y descansar. Siempre es necesario el equilibrio entre el Yin y el Yang que comemos y también es necesario valorar la hora del día en que lo comemos. 

Nuestras herramientas son: la Medicina Tradicional China (acupuntura, masaje, ventosas, Reflexología Integrativa, Dietética Oriental y Farmacopea China), las Flores de Bach, la auriculoterapia, la Homeopatía, el Diagnóstico Emocional y Energético y/o la psicoterapia para encontrar el origen de lo que te sucede y ayudarte a sanarlo. Se nos entrevistó en Ràdio Montornès acerca de este tema, clica en este enlace, y escucharás el audio.

En Nairem hacemos crecer la salud para ayudarte a recuperar tu vida, de manera que olvides que tu barriga está ahí constantemente.

Núria Esther Garcia, psicoterapeuta, docente, acupuntora 

nuria@nairem.cat   600 235 631   www.nairem.cat  

C/Gran de Gràcia 204, Barcelona