Terapia de Acupuntura

Acupuntura en niños y adolescentes

Acupuntura en niños y adolescentes

¿Por dónde empezamos cuando un niño muestra, a la vez, agresividad, insomnio, nerviosismo extremo y problemas con la alimentación? ¿Trabajamos a nivel emocional (psicoterapia, psicología, psiquiatría) o trabajamos a nivel físico-orgánico (deporte, extraescolares, acupuntura…)? ¿Tienen algo que ver las emociones y la conducta, con el estado interno -orgánico- del niño? ¿Hay relación entre alimentación y conducta?

A menudo nos encontramos niños con dificultades en las relaciones, ya sea en casa o en el colegio. Normalmente la alarma salta cuando el niño “no se porta bien”. A veces es mucho mas que esto, ya que hay multitud de estados emocionales que pasan desapercibidos ante los ojos adultos. Éstos, generan mucho malestar en un niño que, además, no puede verbalizar lo que siente ni lo que le pasa. Tendríamos dos grandes grupos:

  • Niños diagnosticados por la medicina occidental: Trastorno de Espectro Autista TEA, TDAH, Trastorno Oposicionista Desafiante TOD, Trastorno Negativista Desafiante TND, Trastorno de Ansiedad, Trastorno de la Alimentación, Trastorno Obsesivo, Esquizofrenia…
  • Niños no diagnosticados por la medicina occidental, pero que muestran inestabilidad emocional, dificultades en las relaciones y conflictos recurrentes, pesadillas, miedos profundos, susceptibilidad al enfado…

Los baremos de la Medicina Tradicional China se basan en encontrar el origen del desequilibrio a nivel orgánico. Los acupuntores utilizamos el Diagnóstico del Pulso y de la Lengua, como elemento base que nos muestra el estado interno de la persona. A grandes rasgos: Riñón-Vejiga, Hígado-Vesícula Biliar, Corazón-Intestino Delgado, Bazo-Estómago, Pulmón-Intestino Grueso.

En MTC sabemos que la alimentación es uno de los factores a los que más sensibilidad tienen estos niños. Sabemos también que un organismo desequilibrado, genera una conducta y unas emociones desequilibradas. Por ejemplo: si el Hígado no está equilibrado, el menor tendrá tics, explosiones de agresividad, furia, indignación e incluso severa dificultad para concentrarse y estar sereno. Y sabemos que si el Hígado está mal, es muy probable que el Riñón también lo esté, cosa que generará picor en la piel, insomnio, hiperactividad, miedo a socializar, timidez extrema, terrores. Es probable también, que el Bazo no esté en equilibrio, lo que genera obsesiones, «manías, discurso en bucle o disco rayado…

La Medicina China y los acupuntores no estamos capacitados para quitar la medicación al paciente. Pero sí estamos capacitados para acompañar su proceso terapéutico a través de la acupuntura y la fitoterapia, para ayudar en la regeneración y recuperación de su organismo y a que sus emociones estén más serenas. Porque nutriendo determinados órganos con plantas chinas, y trabajando en acupuntura para calmar las explosiones, es posible ir a la raíz del problema.

Fusionamos siempre la acupuntura con la fitoterapia china, la auriculoterapia y las Flores de Bach, La Medicina China, aplicada por un profesional reconocido por la Societat d’Acupuntors de Catalunya, ofrece resultados muy buenos en niños y adolescentes, además de ser una herramienta totalmente segura.

Vale, quiero ayudar a mi hijo con Medicina China…¿Qué hago?

En Nairem realizamos diferentes tipos de acupuntura, para ofreceros el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades emocionales y orgánicas de tu hijo.Trabajamos con Acupuntura China, Fitoterapia China, Acupuntura Coreana SAAM, Acupuntura TUNG y Craneopuntura Yamamoto YNSA. Llámanos o escríbenos y te asesoraremos sin compromiso.

Solicitar información

Acepto la Politica de Privacidad - Más información