La salud tiene 4 ingredientes

¿Qué es para ti la salud? ¿Es comer “bien” y dormir “bien”? ¿Que no te duela nada? ¿Estar “tranquilo”?  La salud suele ser un estado perdido, al que muchas personas tratan de retornar. Estamos hechos para vivir en armonía, calidad de vida y energía. No estamos hechos para sobrevivir estando medio enfermos ni para “ir tirando”. Eso no es salud, es supervivencia. Sobrevivir no es vivir.

Últimamente se asocia el concepto de salud con ausencia de síntomas o dolor, tanto físicos como emocionales. En Nairem, una de las cosas que más nos preocupa es cuando una persona dice sentirse bien porque no le duele nada físico, duerme “bien” y come “bien”. Nos alarma mucho menos una persona que sí tiene síntomas -cualquiera que sea- ya que eso demuestra que una parte de su cuerpo/Alma todavía emite una llamada de aviso.

La salud se recupera en el momento en que no existen: estrés emocional, estrés físico, estrés químico ni estrés energético. Veamos qué son:

Estrés emocional: No siempre somos conscientes de las heridas que lleva nuestro corazón. Algunas de ellas tuvieron que ser taponadas a toda prisa para seguir adelante en la vida. Una herida sin sanar es como una piedra en tu zapato. Cuando tenemos piedras en el zapato, andamos intentando compensar el dolor, al tiempo que se nos generan nuevas heridas y no caminamos desde nuestro centro. ¿Cuantas piedras podrías llevar en tus zapatos? ¿Cuantas llagas puedes tener sin saberlo?  ¿Tu caminar por la vida, sería igual si no tuvieras llagas? Algunas muestras de estrés emocional son: ansiedad, nerviosismo, agresividad, hiperactividad mental, miedos, insomnio, adicciones…

Estrés físico: Las emociones “moldean” el movimiento físico. Cualquier caída, enfermedad, mala postura o dolor en la columna es la manifestación y somatización del grito del Alma por frenar, reflexionar y sanar. A pesar de que haya personas que no sientan dolor físico, ni sean conscientes de sus hábitos posturales o alimenticios, esto no implica la ausencia de estrés -agresión- física. Algunas muestras de estrés o agresión física son: dolores en la espalda, dolor de regla, hinchazón abdominal, diarreas, estreñimiento, intolerancias alimentarias…

Estrés químico: ¡Una vida sin tóxicos es una gran prueba de supervivencia!. No es imposible, pero es todo un reto. Reflexionemos sobre los tóxicos que someten a nuestro cuerpo (perfumes, suavizantes para la ropa, cosméticos, cremas para la piel, ambientadores…). Valoremos, de paso, la consciencia del respeto a uno mismo y en consecuencia a la Tierra. Mira a tu alrededor y valora cuantas sustancias no-naturales conviven contigo, incluyendo los disruptores hormonales de los plásticos que te envuelven, como refleja este reportaje emitido en TV3. En alimentación hay tóxicos desde los alimentos envasados en plástico e industrialmente procesados y refinados, hasta lo que son azúcares blancos, exceso de lácteos, alcohol, exceso de proteínas animales… En cuanto al entorno, valora la cantidad de productos químicos que te acompañan: desodorantes (que incrustan aluminio en tus huesos), limpiadores de hogar, medicamentos…

Estrés energético: ¡Claro que vivir sin móvil es “imposible”! ¡Claro que no podemos evitar estar rodeados de wi-fi’s!. Pero…¿te has parado a pensar en la lucha constante y defensa a la que se ve sometido tu cuerpo para intentar mantener la salud energética, con tanta agresión externa? Muchas personas no sienten ningún malestar durmiendo con la wif-fi encendida en su casa, hablando por el móvil, estando al lado del microondas funcionando o viviendo bajo una antena. Lo ideal sería que la conexión entre Alma y cuerpo estuviera tan afinada como para detectar que esas agresiones energéticas nos desestabilizan, de manera que podamos poner remedio.

Si quieres encontrar y recuperar los 4 ingredientes para tu salud. ¡Pídenos información sin compromiso!

En nuestro curso de Flores de Bach, Campos Energéticos y Medicina China, de 80 horas, profundizamos mucho tus emociones, valorando cómo podrían estar afectando a tu salud.

Núria Esther Garcia, psicoterapeuta, docente, acupuntora 

nuria@nairem.cat   600 235 631   www.nairem.cat  

C/Robí 26, Barcelona